Alimentos prohibidos para Perros

Todos sabemos lo irresistibles que pueden llegar a ser nuestros perros a la hora de pedir comida, pero debemos andarnos con ojo con ceder a su “chantaje” emocional ya que existen una serie de alimentos que contienen sustancias que pueden resultar tóxicas para nuestro compañero. A continuación le resumimos alguno de estos alimentos con los que hay que andarse con ojo para que no acabe en el estómago del perro.

Alimentos Tóxicos

  • El chocolate. Es uno de estos alimentos tóxicos más comunes, que ingerido en grandes cantidades puede incluso llegar a matar al animal. Contiene una sustancia llamada teobromina que no pueden digerir y que afecta al sistema circulatorio, nervioso y digestivo. Produce síntomas como alergias, convulsiones y arritmias.
  • Los productos lácteos. Los perros no necesitan tomar leche en su etapa adulta. La mayoría de los perros no pueden digerir la lactosa por lo que son intolerantes y les afecta al sistema digestivo pudiendo causar una pancreatitis. Alguno de los síntomas son gases, diarreas y vómitos.
  • La cebolla. Este alimento contiene tiosulfato, que resulta dañino para el sistema digestivo y respiratorio en grandes cantidades o en una dieta continuada. Esta sustancia deteriora los glóbulos rojos de la sangre, provocando anemia y dejando al animal muy débil hasta el punto de necesitar una transfusión de sangre.
  • Las uvas.Los compuestos químicos que causan el envenenamiento de los animales por la ingestión de uvas son todavía desconocidos. Uvas y pasas pueden dañar el sistema digestivo y los riñones llegando causar una insuficiencia renal aguda. Los síntomas, en general, son vómitos, diarrea y un estado letárgico. Los perros también quedan levemente deshidratados y con falta de apetito.
  • Los aguacates. Contienen una sustancia llamada persín o persinaque afecta al sistema digestivo, circulatorio y respiratorio. Los síntomas más comunes son vómitos, diarreas, dolor de estómago y dificultad para respirar. Puede derivar en una pancreatitis.
  • Los huesos. No contienen ninguna sustancia tóxica para el animal pero pueden ser extremadamente peligrosos si no prestamos atención al tipo y tamaño de hueso que le damos ya que puede llegar a astillarse y afectar al aparato respiratorio y digestivo causando asfixia y heridas en el estómago. Los huesos de pollo están totalmente prohibidos.

Si su perro digiere algún tipo de estos alimentos no dude en dirigirse lo antes posible a su veterinario para explicarle lo sucedido. El departamento veterinario de Mascota Express está a su total disposición para cualquier tipo de duda al respecto.

Artículos relacionados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *